miércoles, 17 de septiembre de 2008

Me planto


Me estoy consumiendo a pasos agigantados. Esto me supera. Me ahogo. Me hago cada vez más pequeñita hasta ser sólo un punto en la nada. Porque eso es lo que soy. Parte de la nada. Un cero a la izquierda. Y me siento fracasada. No puedo más. Y pido disculpas de antemano, pero siento que me quedo atrás. Que cada vez estoy más lejos de lo que iba a ser nuestra vida en común. Juro que si hay algún puto ente todopoderoso que se esté divirtiendo a costa de mi sufrimiento tendrá que vérselas algún día cara a cara con todo este dolor que está acabando conmigo. Juro que si existe, pagará por lo que me está haciendo. Estoy hasta los huevos de todo. De haber luchado en vano. De no ser apta y no estar a la altura de mis sueños. De todo este caos que está haciendo que mi cordura haga malabarismos en la cuerda floja para no perder el equilibrio. Y ¿sabes? Estoy cansada de seguir luchando. Nunca pensé que fuera a decir esto, pero no puedo. No quiero. Se acabó sudar la gota gorda por evitar que se me caiga la barra que me suple para mantener mi estabilidad. Se acabó. Estoy a 1 metro y miedo de la mierda que se esconde bajo el fondo del subsuelo. De aquí no paso. Si no subo, tampoco bajo.
Hasta los huevos de tanto cambio.

4 comentarios:

R:) dijo...

Yo ya me he cansado de empezar de nuevo tantas veces...

Someone exactly like you. dijo...

Y aquí voy a parar a tomar un respiro,no hay corazón que no sepa de frenos.

Si la tocas otra vez... dijo...

Todos tenemos nuestro limite y es normal que algunas veces reventemos. Además estoy de acuerdo con el comentario que te han dejado, empezar de nuevo tantas veces termina hartando a uno mismo

Meike dijo...

Pues yo te digo que sigas, que lo intentes, que luches. Tómate tu tiempo de calma, el que necesites. Pero no te canses de intentarlo.

Estoy segura de que puedes con ello :) y con lo que sea.