sábado, 6 de diciembre de 2008


-¿Crees que hay algo después de la muerte?

- No. ¿Por qué habría de hacerlo?

- No sé... Fíjate en su cara. Quizás hace apenas un día que estaba vivo y ahora…Ahora está aquí. En la mesa de disecciones, sin vida, abierto en canal y petrificado como una momia… ¿Aquí se acaba todo?

-Supongo. Somos máquinas perfectas. Pero en el fondo, sólo eso. Máquinas. Algo material. Y todo lo material tiene una fecha de caducidad.

-¿Y qué ha pasado con la luz interior, ese brillo en los ojos que refleja las emociones…la vida?

- Cuando un cuerpo es sólo eso…Un cuerpo. Vacío y sin aliento…No cabe ni si quiera la luz…

1 comentario:

R. dijo...

No tenemos nada, ni somos nada.