sábado, 13 de junio de 2009


Supongo que esta sensación es la misma que quedarse atrapado por una ventisca en medio de la nada en algún remoto punto del polo norte. Frio. Cansancio acumulado. No consigues ver nada a tu alrededor, por mucho que abras los ojos. Sientes que debes luchar. Que debes seguir. Que rendirte sería la única opción que no deberías considerar. Intentas avanzar pero cada paso es un esfuerzo titánico que va arrancándote poco a poco las mínimas fuerzas que te quedan. Sigues intentándolo a pesar de todo. A pesar de sentir que en vez de avanzar cada vez estás un paso más lejos. A pesar de saber que hay más probabilidades de no llegar que de conseguirlo. A pesar de saber que has hecho todo lo que debías, todo lo que podías, y aún así, no ha sido suficiente. Sigues adelante porque en el fondo de tu corazón aún brilla una ínfima esperanza. Y eso te vale. Sirve para disipar cualquier tiniebla, para saltar cualquier obstáculo, para alejar cualquier signo de debilidad. Pero llega un momento en que las fuerzas fallan y aunque quieras, no puedes continuar. Y te quedas allí parado. Solo. Cansado. Sin fuerzas. Esperando una tregua que te permita demostrar de lo que eres capaz. En vez de eso el viento se enfurece hasta tal extremo que penetra en ti y apaga el rescoldo de esperanza que te mantenía en pie. Y, de repente, te quedas a oscuras, sin saber hacia dónde ir, sin saber dónde estás ni qué hacer. Sintiendo que todo lo que te rodea es aún más árido y desolador de lo que era antes. Te aferras a lo único que te queda: los recuerdos. A los recuerdos cálidos para que la soledad y el frío que la acompaña no acaben por congelarte hasta el alma. A los felices para intentar que las heridas duelan un poco menos. A los difíciles para demostrarte que antes has podido con cosas peores.



Pero los recuerdos son sólo eso…Recuerdos. Y no te salvarán de la ventisca.

9 comentarios:

Misha dijo...

Solo puedo decir.. Uahh.
El final es brutal. Y es que a veces ni los recuerdos pueden salvarnos de la soledad. Me ha encantado, siempre cuidas muy bien lo que escribes, no hya ninguna parte que este peor, ni más floja, toda late con el mismo sentimiento, el que tu quieres transmitirnos. Cada día estoy más adentro de tus historias, un dia me sorprenderé dentro de una de ellas.

como siempre, salgo de aquí con una sonrisa y una idea en la cabeza.
Das en que pensar.
Un beso grande Caly!

R. dijo...

Y cuándo ni siquiera tienes recuerdos, ¿qué haces?

.Amazonica dijo...

Puede que haya perdido todas las ganas de seguir adelante, y pese a que no encuentre ese requisio de esperanza que le queda, y todos sus recuerdos se han olvidado, siempre queda encendida esa llama en nosotros. Siempre, solo hay que saber como encontrarla :)

un besoo
Otra vez te digo que cada vez escribes mejor!!

Valentina dijo...

Te entiendo tan bien… La única cosa que te puedo decir es que aférrate a esa ínfima esperanza, no deja que te la escape…

Un abrazo fuerte y cuídate.

Agua dijo...

Un final tremendoooo!!! me ha encantado y a la vez me ha tocado la fibra sensible...pq sabes una cosa? yo me siento asi ahora mismo, aferrada a los recuerdos, en medio de la nada, con un viento del norte congelandome los labios, y el corazón...el corazón se quedó atras en el camino y no lo encuentro...Besos!

Carlos dijo...

Los recuerdos ayudan a afrontar los malos momentos, pero nunca se puede depender del todo de ellos.
Además, los recuerdos solo son eso, recuerdos, por muy bellos que sean.
Ya tengo libertad :)
Un beso
Carlos

Carlos dijo...

Pues a pelear, que ya no queda nada, mujer. Un poco más, y a tomar la lluvia (en Asturias hay que esperar un milagro si pretendes que haga sol xD).
Un beso
Carlos

Carlos dijo...

¿Yo? ¿Quejarme de Asturias? Dios me libre. Prefiero las tardes lluviosas al calor sofocante madrileño xD
Y claro que sale el sol... Al menos salía la última vez que estuve xD
Un beso
Carlos

Blueyes dijo...

"A los recuerdos cálidos para que la soledad y el frío que la acompaña no acaben por congelarte hasta el alma. A los felices para intentar que las heridas duelan un poco menos. A los difíciles para demostrarte que antes has podido con cosas peores".

Hacía mucho que no me pasaba por aquí y tenía mi blog avandonado.
Leere durante el verano lo que me he perdido del tuyo.

Pásate a leer lo último que he escrito.

Un besote!