jueves, 10 de noviembre de 2011



Abrir los ojos un día y ver que tu vida se ha convertido en un espectáculo de fuegos artificiales en blanco y negro. Todo colisiona a cámara lenta en un instante. Un solo instante. Y al siguiente, todo se hace pedazos de una forma sublime ante tus ojos.

2 comentarios:

Junior dijo...

Muy bonito el pensamiento, gracias por compartilo, y gracias por seguirse..

Bye...

Anaid Sobel dijo...

Quien congelara el tiempo en esos momentos...