martes, 22 de noviembre de 2011



Dicen que los puntos que van formando nuestras vidas sólo pueden conectarse hacia atrás. Nunca hacia delante. Que sólo entonces, cuando vemos el conjunto, entendemos por qué las cosas fueron de esa forma y no de otra.

Confío en que en algún momento, al mirar atrás, las cosas cobren sentido. Que todo esto lleve a alguna parte. O que tú aparezcas y desbarates mis teorías. Que reduzcas al absurdo la física cuántica, el espacio-tiempo y la relatividad del Universo con sólo una sonrisa. Tienes la capacidad de transformar mi lógica en un puñado de argumentos que se desintegran a tu paso. Deconstruyes, desdibujas, desorientas. Consigues que al final el sentido sea lo de menos.

4 comentarios:

Alma dijo...

Realmente precioso. Mi enhorabuena.

Raquel F. dijo...

A veces el tiempo válvula el miedo, también es necesario.

Anaid Sobel dijo...

A veces no es necesario interconectar los puntos del existir, si no disfrutar de los pequeños sinsaberes de la vida

Erev dijo...

Encontrar el sentido en un alma.
Eso sí que es vivir.
Delicioso.