jueves, 11 de diciembre de 2008


Sonríe. Sonríe aunque tu sonrisa sea una quimera. Aunque sea una ilusión de las que te faltan. Sonríe aunque por dentro estés deseando arrancarte a mordiscos tu propia sonrisa. Sonríe aunque el más leve movimiento de tus músculos te deje sin respiración. Sonríe y hazlo con una sonrisa con límites definidos por fuera, aunque por dentro las lágrimas que te tragas difuminen sus contornos. Sonríe sin darle importancia a la neblina densa que empaña tu cristalino. Sonríe para darles esperanzas. Para dártelas a ti. Sonríe para que tus ojos se encojan y no sea tan evidente su falta de brillo. Sonríe y haz con tus labios lo que no puedes hacer con tu corazón. Sonríe, maldita niña, sonríe.

5 comentarios:

R. dijo...

Sonríe por y para tí.

kaho dijo...

Que esa sonrisa llegue a donde las lagrimas no lo harán. Muéstrale a la vida que aún quieres vivirla.

Dara Scully dijo...

Sonríe y engáñalos a todos. ¿Para qué?



Miau

Someone exactly like you. dijo...

Sonríe aunque por dentro estés deseando arrancarte a mordiscos tu propia sonrisa.


Puf.Brutal.

Sonrisas agridulces.

Tale dijo...

era la vida, la del pobre payaso, que reia con ganas de llorar