martes, 20 de enero de 2009


Hoy la lluvia se ha pasado el día arañando mis cristales. Reclamaba mi piel de forma suplicante con el golpeteo de sus gotas en mi ventana. Una vez más una barrera transparente me separa de lo que anhelo. Acaricio desde mi lado cada dulce lágrima que se desliza cristal abajo hasta deshacerse en el alfeizar. Aquí ni tan siquiera la lluvia me hace sentir como allí. Desearía poder salir corriendo en cualquier dirección. Empaparme. Perderme y acabar sentada en algún rincón de esta ciudad que decida acogerme y compartir mi silencio. Y después volver lentamente a “casa”. Dejando que se evaporen los recuerdos y la necesidad de tantas cosas que añoro aquí. Meter mis pantalones y mi estupidez en cada charco en el que salte con la esperanza de que se ahoguen, aunque sólo sea por un rato. Y volver a “casa”. A mirar a través de los cristales cómo la lluvia limpia la ciudad y le proporciona una bocanada del aire que me falta por momentos.


A 1 mes, 4 días y 350 km en dirección contraria al epicentro de mis sueños me esperan mi sonrisa y el aliento que ahora me falta.

18 comentarios:

Carlos dijo...

Sin palabras. Maravilloso. Casi se me saltan las lágrimas, quizás porque hoy tengo un día malo o quizás porque me identifico mucho.
No sé qué decir, salvo que gracias por los ánimos y que un enorme abrazo.
Carlos

R. dijo...

Yo también sigo con el cristal delante. Ese cristal que me quita la sonrisa y me impide ver la felicidad.

Agua dijo...

Parece que puedes tocarlo con los dedos, parece que puedes sentirlo en tu piel, pero de golpe te das cuenta de que esa barrera transparente es fria e imposible de superar. Y la golpeas con fuerza, pero no se resquebraja...
Te mando muchos muchos animos para superar esa distancia que en los malos momentos parece infinita...piensa que los sueños siempre te acompañan estes donde estes...Besitos!!!

.Amazonica dijo...

*.* Simplemente precioso, como expresas los sentimientos... exelente ^^
te dejo un beso

aLba dijo...

los kilometros no importan si algo o alguien nos espera ....
no cres ? :)

Carlos dijo...

Ya he llegado a la conclusión de que, si no me convenzo de que hay algo más aparte de tristeza en este mundo, no saldré de las sombras.
Así que allá vamos con la cruzada, a ver si me dura más de una semana.
Si me funciona prometo avisarte.
Carlos

Someone exactly like you. dijo...

Un mes pasa en un suspiro :)

espejismofugaz dijo...

Increible, me encanta tu forma de escribir. animate que un mes pasa rapido. Un beso.

Carlos dijo...

Hoy mi día ha sido mejor que de costumbre, pero solo ha sido un día. A ver si dura :D
Carlos

Carlos dijo...

A mí, por el contrario, me encanta cuando dos personas "discuten" sobre quién quiere más al otro, me parece tan... tierno. En fin, muxas gracias por comentarme siempre. Un abrazo.
Carlos

Anaid* dijo...

Cuando, sin quererlo, encuentras un sitio como este y lees algo como esa perfección en la que se resume tu texto y te das cuenta de lo mágicas que son las palabras y el saber utilizarlas...

Me encanta este sitio.
Creo que vendré por aquí mucho más a menudo.

Dara Scully dijo...

El tiempo se acelera si no se tiene en cuenta.

Un miau

ele* dijo...

a mi tmb s me empañan los cristales, y se empapa el alma con vaho que solo se va si soplas.

1mes pasa en seguida...

:)

Carlos dijo...

¿Eres filosofa o estudias filosofía? Es que en tus comentarios hay una especie de... Como una inteligencia especial, del tipo griego o latino.
Muchas gracias pos animar y por comentar siempre.
Un abrazo
Carlos

Leticia dijo...

Acaricia las gotas, mójate con ellas

Carlos dijo...

A mí me parece muy bonito estudiar medicina, aunque realmente debe ser cansado. Tantos años de carrera, tanto estudiar...
Pero bueno, luego es una buena profesión.

remolino multicolor dijo...

te he nominado como uno de mis blogs favoritos,espero que te guste mi regalo.
Un remolino multicolor para ti
besitos

Carlos dijo...

Tienes toda la razón, un "te quiero" no se puede dejar para el último momento o, en este caso, para la última línea. Gracias por firmarme siempre, es genial escribir así.
Un abrazo.
Carlos