miércoles, 17 de febrero de 2010


Nunca he sido una femme fatale. No conquisto corazones con una sonrisa. Ni soy de esas chicas que se ríen a carcajadas o parlotean sin sentido en los pasillos para llamar la atención. Ni de esas que un buen día llegan decididas y con paso firme, quieras o no, entran en tu vida. Siempre decías que, parecía tan frágil, que te daba miedo hasta tocarme porque daba la impresión de que, de un momento a otro, iba a romperme. Lo que no llegaste a entender nunca era que ya estaba rota desde hacía mucho. En miles, millones, de pedacitos ínfimamente pequeños. Y que eso precisamente era lo que me hacía parecer tan frágil. Como un jarrón de cristal hecho añicos y vuelto a pegar de mala manera, que da la impresión de que al mínimo soplo se va a ir al suelo y ya no habrá pegamento capaz de recomponerlo.

13 comentarios:

Ignacio Reiva dijo...

¿Qué es un beso sincero sino un restaurador? Siempre hay quien ame los millones de pedacitos como si fuesen un todo. Un gran beso.

Faraway dijo...

Perfectos tanto el texto como la foto.

Yo últimamente estoy dejando que se me caigan muchos pedacitos, voy a tener que empezar a arreglarlos.

Un beso con orejas de conejo

conbotasrosasye_yé dijo...

Mejor, porque a las femme fatale le faltan trocitos en su recomposicion tras la ultima caida.
Tu fragilidad inteligente asusta a todo el que quiera soplarte con un miedo a romperte.

Solo te miran y desean ser pegamento.

Sonrisas que no se deshacen con soplos

Dara Scully dijo...

Bueno, bueno, ¡nadie está tan roto!


(sonrisa
de mamut)

Anaid* dijo...

Y precisamente por ser tan frágil y delicada como el cristal, un suspiro recompuesto, necesitaba más que ninguna femme fatale el contacto con tu piel


Besos grises*

aLba * dijo...

las apariencias engañan :)

El Drac dijo...

Muchos hombres dicen eso de la fragiliadad y lo hacen nada más por ocultar sus intenciones de burlarse de una más. un abrazo

Seven Cyanidè dijo...

Pero hay muchas formas de belleza, y la fragilidad es una de ellas. Sólo que nos damos cuenta cuando ésta es apreciada. Como todo...

OjosMiel. dijo...

Bueno yo ni con una sonrisa ni con todos mis esfuerzos...
pero tú eres preciosa ( :

zeta dijo...

siempre, desde hace unos meses, te leo... pero nunca te escribo, aunque me gusta lo que escribes...
si hoy lo hago es porque me he sentido tan identificado... aunque no me gusta, y a nadie, la sensacion que describes tan fielmente...
gracias por hacerlo
y un saludo

.Amazonica dijo...

Y cuando eso ocurra, estoy segura de que llegará alguien que esté dispuesto a ser tu pegamento, para recomponerte de nuevo.

besos!

Andrea dijo...

... Es curioso como siempre encontramos el pegamento perfecto para seguir, y en los caminos de salida, en las vueltas de hoja, volvemos a sentir esas sensación tan desagradable de : "ésta es la última, de aquí ya no hay más..."
Y vuelta a empezar, queriendo o sin querer...

Un beso enorme, me ha encantado pasar, leer y llevarte conmigo...

Julia dijo...

Perfecto.